Home »

Tu mejor MVP puede llamarse Lucy

Os presento a Lucy, uno de nuestros ancestros más antiguos, un australopitecus afarensis.

Lucy fue descubierta en 1974 en Hadar, en lo que hoy es Etiopía, y gracias a los cientos de fragmentos de huesos encontrados, fue posible determinar que o es ancestro nuestro o está directamente emparentado con él, por lo que se denomina homínido.



Una de las promesas de Scrum es tener un producto terminado tras cada sprint con la potencialidad de salir a producción. Esta promesa se sustenta en el hecho de que al haber sido priorizado el producto en términos de valor al negocio y teniendo una demo funcional al finalizar cada sprint, teóricamente podríamos publicar el resultado y ver qué sucede.

En la práctica este adelantamiento del paso a producción sucede muy pocas veces y acaba coincidiendo con una fecha mucho más tardía. Esta realidad dificulta la activación de ciertos protocolos y hábitos ya que sólo parecen tener sentido (su sobrecoste) cuando hay un evento que los exige, la salida real, pero no antes.

Lucy es un simulacro de paso a producción en una etapa muy temprana del desarrollo. Algunos hablan de marcar el hito a un tercio del tiempo estimado de proyecto, otros lo asocian al vago término “core” o “prototipo funcional” y otros prefieren esperar al MVP, a Lucy no le importa cuándo nace siempre que le asegures que va a nacer.

¿Qué beneficios tiene Lucy?

  • Para el negocio, visualizar una versión muy temprana de lo que se quiere construir. Es un buen momento para cambiar de opinión y empezar a mirar al backlog de producto de forma más crítica. Lucy, a través de sus descendientes (sprints) tiene la posibilidad de evolucionar a casi cualquier cosa pero esa libertad sólo se ejerce si tomamos contacto temprano con Lucy.
  • Para el desarrollo, asegurar las buenas prácticas desde el comienzo. La combinación de tests de integración continua, tolerancia 0 a errores y eliminación de deuda técnica aparecerá mucho más temprano. Lucy puede ser un ser primitivo (incluso feo) pero es un ser completo, no le falta de nada y toda ella tiene sentido y un propósito. Si tuviera bugs, equivaldrían a una gripe eterna, la deuda técnica representaría una enfermedad degenerativa en los huesos y la falta de integración continua un desorden metabólico. En ese estado, Lucy no llegaría viva ni a los dos meses.
  • Para la explotación, generar la documentación necesaria para la fabricación de versiones y definir el entorno de escalabilidad, máquinas y comunicaciones que se va a ir requeriendo. Dado que mi propuesta es realizar un simulacro de un paso a producción (es decir, secreto), sería equivalente a tener a Lucy en cautividad a la espera de estar seguros de que sobrevivirá cuando se libere en su entorno natural.

¿Qué sucede tras Lucy?

Además de tener una recompensa tangible del esfuerzo, Lucy es sólo el primer paso hasta el producto final. Lo importante es mantener a los descendientes de Lucy igual de sanos y tener siempre la sensación de que se trabaja con red. Esta red es el conjunto de hábitos y técnicas que evitan destrozos inadvertidos pero también es la visibilidad temprana del producto para nuestro cliente, facilitando una dinámica de Scrum mucho más madura.

Para tu próximo proyecto hazte esta pregunta ¿Puedo imaginar una Lucy en él? Si tras eliminar todas las excusas, la respuesta sigue siendo que no pregúntate si realmente estás siguiendo Scrum. Si, por el contrario, tu respuesta es afirmativa, comúnicalo inmediatamente a tu cliente y páctalo, porque preferirás que Lucy nazca de unos padres que la buscaban y la querían de verdad.